domingo, 28 de octubre de 2012

Mis cruces

Esa manía que tengo de coleccionar cosas, en mi infancia me dio por coleccionar llaveros, hace algunos años los tiré porque estaban oxidados y viejos, hoy colecciono platos, dedales, tijeras y cruces. La idea de coleccionar cruces surgió platicando con un par de amigas, nos prometimos regalarnos una cruz a manera de intercambio y ahí surgió el gusto por las cruces, no tengo un gran número, pero las que tengo me gustan mucho, especialmente por la forma en que llegaron a mi, cada una de ellas tiene una pequeña historia.

Es cruz bizantina hecha en cerámica con hoja de oro la hice yo, fueron dos o tres clases que tomé en las que me iban dirigiendo enseñándome como hacerla. Me gustó mucho como quedó, especialmente porque yo la hice.

De barro negro de Oaxaca, no faltan en las exposiciones de artesanía de México, Sarai me trajo una en un viaje que hizo cuando salió de la primaria, la de la fotografía yo la compré en una exposición aquí en Tlaquepaque. Me gusta el trabajo de esgrafiado, no se si lo hagan a mano o con alguna plantilla, pero igual me parece lindo.
La cerámica de alta temperatura o stoneware como le llaman en algunas partes es muy cotizada por algunas personas, aquí en Tlaquepaque y Tonalá hay varias fabricas que hacen vajillas y diferentes artículos decorativos con ésta técnica, así que no podría faltar la cruz de cerámica de alta temperatura. El decorado es típico de los artesanos de esta región.

Los indígenas de la región norte de Jalisco conocidos como Huicholes o Wuixaricas hacen entre otras cosas, artesanías con chaquira, sus trabajos son muy bonitos y laboriosos por lo cual no siempre alcanza el presupuesto para comprarles sus trabajos. En sus diseños casi siempre se encuentra presente la flor del peyote, que tiene un significado religioso y tradicional para ellos.










Esta otra es muy linda, tengo pensado enmarcarla para lucirla junto con las otras cruces. Es de encaje de Brujas, Sarai me la trajo cuando estuvo por allá.







No podía faltar una de mi querido Tabasco, está hecha con madera y el centro es de fibra de jacinto. Estas artesanías las elaboran en Nacajuca, Tabasco. No he ido hasta Nacajuca, pero la encontró en el Parque Museo de la Venta y no dejé pasar la oportunidad de traerme esta linda cruz.



Siempre quise una de milagritos. Les llaman milagritos a las medallitas que decoran esta cruz. Se supone que las personas hacen una petición al santo de su devoción y cuando la petición es cumplida le cuelgan un "milagrito" al santo. Hace algunas semanas venía rumbo a casa y al voltear a una tienda la vi, en ese momento no pude parar a comprarla, pero días después dediqué un tiempo para ir especialmente a esa tienda a buscar la cruz de milagros, yo la he comprado en Tonalá, pero las hacen en muchos lugares.


A esta otra se le conoce como Cruz de Nopal. Esta tiene una historia especial, mi comadre siempre me hablaba de la cruz de nopal, me explicaba como era y me decía que a ella le gustaba mucho la cruz de nopal, según le explicaron estaba hecha con nopal. Pasaron meses en que yo no imaginaba la famosa cruz de nopal, hasta que un día, curioseando en una tienda de artesanía pregunté por la cruz de nopal, me mostraron ésta cruz. No es de nopal, solo le llaman así, el material se obtiene del tallo de un cactus, este tipo de cactus yo lo he visto en la región de Tula, Hidalgo, pero supongo habrá en otras partes de la república. Antes de que seque totalmente el tallo se le extrae la carne del centro y los espacios donde supongo había espinas, de ahí la forma tan característica que tienen. Estas cruces además se ven de color oscuro porque el artesano que las hace les de un pequeño baño en chapopote, pero el color natural es como el pino, una madera muy clara.


Esta cruz es sencilla, de madera, lo que la hace atractiva para mi es el trabajo de punteado con que la han decorado. El artesano dice que es una sola pieza y tiene una perforación dando la forma a la cruz del centro. No se si sea solo una pieza o no, lo cierto es que me parece muy linda.
No puede faltar la cruz de San Benito, no es en sí la cruz sino la medalla que contiene en el centro la que se conoce como cruz de San Benito. Se dice que tiene poderes milagroso, protege del mal las casas y a las personas que la portan. De un lado de la medalla se ve a San Benito sosteniendo una cruz y un libro y del otro lado de la medalla está la cruz de San Benito y a su alrededor una oración o exorcismo. Se dice que esta medalla absorbe asuntos negativos, brujerías, maldiciones y va mas allá, te protege de la maldad y si alguien te desea el mal, se le regresa a esa persona. Por ello mas vale no tener malos pensamientos para los otros, no sea que se nos regresen. Esta cruz se la regaló a Saris una amiga de ella diciéndole que en todas las casas debe haber una cruz de San Benito, a manera de protección. La hemos colocado a la entrada de la casa junto con todas las demás cruces.

He aquí mi colección que espero con el tiempo crezca cada vez mas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

cuántas cruces tienes por el momento?

Sarai dijo...

vaa creciendoo!! :D

Paty dijo...

Tengo 37 cruces, 35 aquí en casa y dos en Vallarta, ¿quién da más?

Luisa Maria dijo...

Muy bonitas todas! Te falto explicarlas todas, jajaja, la q híciste de cerámica de verdad se ve q fuera metalica, te quedo muy bien.

Sanjey Shukla dijo...

Amazing collections.........

Paty dijo...

Gracias Luisa, si, esa de cerámica es especial.

Sanjey Shukla, Thanks for visiting my blog.